Entrevista con Sarah Jessica Parker

Sarah Jessica Parker estrenó este viernes ¿Qué fue de los Morgan? junto al británico Hugh Grant. Se trata de una comedia romántica en medio de la vorágine previa al estreno de la segunda película de Sexo en Nueva York en que se encuentra la actriz.

En esta película, los dos actores forman un matrimonio que está a punto de romperse. Pero a la salida de un restaurante presencian un asesinato y se convierten en objetivo de un asesino a sueldo. El programa de protección de testigos los arrastra de su amada Nueva York a un minúsculo pueblo de Wyoming, y la relación que estaba a punto de hundirse parece estar al borde del naufragio definitivo en las planicies del oeste. O no.

¿Qué fue de los Morgan? es la última película antes de la esperada segunda parte de Sexo en Nueva York, en la que Parker volverá a convertirse en Carrie, la columnista más conocida de la ciudad de los rascacielos. «De Carrie he aprendido algo maravilloso; no existen las reglas, todas las reglas hay que tirarlas por la ventana», asegura la actriz.

¿Qué le atrajo del papel?

Sin duda la oportunidad de volver a trabajar junto a Hugh Grant (habían participado en el rodaje de Al cruzar el límite, en 1996). La idea de hacer una comedia romántica con él me hizo decidirme para aceptar este filme.

Su personaje, Meryl, es además el ejemplo de perfecta neoyorquina.

Es verdad, pero también me encantó lo gracioso que era el personaje en los papeles, y me gustó dónde empieza la relación y ciertamente dónde termina.

Sin duda los Morgan, protagonistas de la película, no son la pareja perfecta...

No existe la pareja perfecta. Con la edad aprendes que lo importante es cambiar lo que hay alrededor de la persona, no tanto a la persona en sí. Soy ahora lo suficientemente madura para entender cuáles son las cualidades que busco en mi pareja. Por supuesto, puedes tratar de recoger los calcetines sucios de alguien, pero llegará un momento en que acabes cansándote.

En una escena del filme, Grant le tira un cedé con ruidos de Nueva York. ¿No es algo exagerado?

Sí, un poco, aunque yo no me siento cómoda cuando hay demasiado silencio. Creo que se debe a que soy una de ocho hermanos y mi casa siempre fue un caos. El ruido de Nueva York es mi canción de cuna.

Hablando de Nueva York, usted se ha convertido en un icono de la ciudad.

Puede ser. Vivo allí desde hace 32 años, es el único lugar en el que he vivido como adulta y es todo lo que conozco. Mi casa está ahí, mis hijos, mi marido, mis padres? Amo la ciudad desde el primer momento en que puse un pie en la isla.

Ahora vuelve con la segunda película sobre «Sexo en Nueva York». ¿Por qué decidió hacer una  nueva película y no una nueva temporada de la serie?

Por temas personales. Tengo tres hijos y quiero estar con ellos tanto como me sea posible. El horario de rodaje de la serie era agotador y me impedía estar en mi casa con mi familia. Por eso quise hacer la película en lugar de continuar con la serie de televisión.

¿Se considera un icono, una mujer en la vanguardia de la moda?

Eso es algo que debo a la serie, porque ella sí se convirtió en un icono para las mujeres. Me siento una privilegiada porque tengo acceso a diseños maravillosos y me gusta la idea de que me consideren un icono, pero no sé si voy a ser capaz de identificarme en realidad con esa imagen.

¿Le interesa ser la imagen de una tendencia?

Es entretenido, pero no vivo mi vida siendo un icono. Me encanta la ropa, me encantan los grandes diseños y me fascina vestirlos, pero no sé cómo se creó esta bola a mi alrededor. Reconozco que disfruto de los beneficios, siempre me ha gustado la ropa y he tenido la suerte de que en un momento dado llegó a mi vida el personaje de Carrie, una mujer que viste con diseños increíbles.

Ahora una conversación sobre sexo se lleva mejor después del impacto de la serie.

Hace diez años creamos una nueva voz para la mujer con Sexo en Nueva York. Hay muchos libros que se han escrito sobre la intimidad de la mujer, pero jamás lo habíamos visto ilustrado en la televisión y mucho menos patrocinado por la maquinaria de la televisión o el cine. Hoy en día en la televisión se cuentan historias de la manera que nosotras empezamos a hacerlo. Somos vanguardistas de un estilo, pioneras de un nuevo movimiento.

¿Tiene menos cosas en común con su álter ego Carrie Bradshaw?

Es absurdo etiquetar, al igual que pensar que las mujeres estamos obsesionadas con la moda. Si creyera que el corazón de Sexo en Nueva York es un grupo de mujeres hablando de sexo y paseando de compras no estaría aquí ahora. Si Carrie no fuera la persona que es, antes y ahora, la serie no hubiera durado. Es comedia, no drama, pero tiene sustancia, profundidad. El público sabe bien en qué invierte su tiempo.

Una curiosidad, ¿es cierto que usted no trabaja si sus películas no se ruedan en Manhattan?

Lo intento. Mis hijos y mi marido son mi prioridad.

Via

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: