La regla de Plantino by Barney Stinson

Ésta es una regla que nunca en vuestra vida podéis pasar por alto. Existen textos antiguos -a los que no habría que hacer mucho caso- que tienen una regla de oro: “ama a tu prójimo”.

Sin embargo, la realidad es bien distinta. La regla de platino nos dice que nunca nunca nunca jamás ames a tu prójimo. No te cagues donde tienes que comer…

A menudo nos creemos que esta regla no vale para nosotros, que empezaremos a salir con la camarera del bar al que vamos todos los días, con nuestra compañera de clase o de trabajo, o con una amiga, y que todo irá bien, que esos problemas no nos afectarán a nosotros… Nada más lejos de la realidad.

Es una historia más antigua que el tiempo y siempre se desarrolla en las mismas 8 fases:

1.- Atracción: Momento de atracción instantánea e innegable. Todos tus amigos te advierten sobre los riesgos, pero tú piensas que esta vez será diferente, que eso no te va a pasar a ti.

2.- Negociación: Decides seducir a la otra persona -la equivocada claro-. Quedáis, tomáis algo y la noche va perfecta. Es obvio que existe atracción por las dos partes y entonces piensas que todo irá perfecto y que no habrá ningún problema. Los dos sabéis lo que quereis y tooooodo irá de maravilla.

3.- Sumisión: Es el momento en el que nos dejamos llevar y acabamos en los brazos -con un poco de suerte en la cama (choca esos 5!)- de la otra persona.

4.- Ventajas: Vemos todas las ventajas de estar con esa persona: “es la camarera del bar al que voy todos los días, las copas serán gratis”; “es mi amiga y nos conocemos muy bien, así que todo irá genial”; “tenemos una relación a distancia, pero me viene bien porque así tengo más libertad…”. Nos decimos “marcha bien”, pero no era verdad…

5.- El momento clave: Uno de los dos quiere más de lo que el otro está dispuesto a dar. En ese momento estamos jodidos.

6.- Purgatorio: Por fin te das cuenta de que has cometido un gran error y ahora tienes que vivir con ello. Estás a punto de buscarte una situación incómoda con una persona a la que tienes que seguir viendo a diario…

7.- Confrontación: “tenemos que hablar: me gustas pero no lo suficiente… seamos amigos”. Creedme, esta parte genera tensiones, lo que nos lleva a la fase ocho, tratándose de una persona a la que tienes que volver a ver.

8.- Estallido: Vuelves a ver la persona X en el lugar Y, produciéndose el momento estallido. El que quería más del otro y no ha entendido el porqué del final de la relación, explota en un momento de alta tensión. Es como si las fallas de Valencia te explotaran en las manos…

Por eso, nunca nunca nunca jamás, bajo ningún concepto, inflinjas la regla de platino. No te cagues donde tienes que comer…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: