Fin de Semana de Carnaval ’09

Carnaval 2006

Carnaval de Venecia

Sin duda uno de los Carnavales, con más glamour por metro cuadrado es el de Venecia…

Los orígenes del Carnaval de Venecia

El documento más antiguo referente al uso de máscaras en Venecia data del 2 de mayo de 1268. Sin embargo, no fue hasta inicios del siglo XIII cuando se declaró al Carnaval como festividad pública, alcanzando su época de máximo apogeo en el siglo XVIII. En aquella época acudían aristócratas provenientes de todas partes y no era raro que los príncipes y nobles europeos se escaparan a Venecia para divertirse y disfrutar del anonimato proporcionado por las máscaras.

Carnaval de venecia - Máscaras

Las máscaras venecianas tradicionales estaban elaboradas con papel-maché, predominando los colores blancos, plateados y dorados. Asimismo, estaban decoradas con lazos, telas, piel o gemas, y su demanda no hacía más que crecer, lo que dio origen a la figura del hacedor de máscaras, artesanos que eran muy respetados en la ciudad.

El Carnaval era la época del año en la que todo estaba permitido. Ocultos bajo el anonimato de las máscaras, las clases nobles (y no tan nobles) daban salida a sus más bajos instintos. El inicio del Carnaval Veneciano lo marcaba el día de Santo Stefano (26 de diciembre), día a partir del cual estaba permitido llevar máscaras, durando esta permisión hasta el miércoles de ceniza.

Sin embargo, , en la época de mayor apogeo, las fiestas llegaban a prolongarse durante cuatro meses e incluso seis meses, con los venecianos portando máscaras hasta bien entrado el mes de junio. Más adelante llegó a permitirse también el uso de máscaras entre el 5 de octubre y el 16 de diciembre, convirtiendo a Venecia en la ciudad del carnaval perpetuo.

Relajo moral

El objetivo de los Carnavales era dar salida a las pulsiones y deseos corporales, estimulando a los ciudadanos al exceso durante un período determinado de tiempo. Venecia era una sociedad muy oligárquica, y el carnaval servía para dar a las clases humildes la ilusión de ser iguales a los poderosos, cubriendo ambos su rostro con una máscara. No obstante, como ya hemos comentado, también permitía a los poderosos liberarse de las ataduras morales propias de su clase.

También era la época del año en la que estaba permitido el juego de azar, que tenía como punto neurálgico el Ridotto de S. Moisé, una casa de juegos dirigida por el Estado, que se convirtió en un río de ducados desde los bolsillos de los ciudadanos hacia las arcas del Estado.

Durante el carnaval, existían una serie de disfraces tradicionales, muchos de los cuales han perdurado hasta nuestros días. Entre ellos se encontraban los personajes clásicos de la comedia del arte, como Arlequín o Polichinela.

Pero sin duda, el disfraz más terrible era el del médico de la peste, caracterizado por su máscara con una larga nariz. Este era el disfraz utilizado por los doctores que acudían a diagnosticar los casos de Peste Negra, epidemia que asoló la ciudad en repetidas ocasiones.

Carnaval de Venecia - Disfraces tradicionales

El disfraz tenía una función práctica, ya que en el interior de la larga nariz se colocaban hierbas aromáticas. Los galenos de la época estaban convencidos de que la enfermedad se transmitía a través del mal olor, razón por la cual intentaban protegerse mediante el uso de estas fragancias.

Sin embargo, con el cada vez mayor auge y desenfreno de la fiesta, empezaron a promulgarse decreto que frenaran un poco los actos de los venecianos. Por ejemplo, uno de los decretos, fechado el 22 de febrero de 1339, prohibía a los enmascarados caminar por la ciudad durante la noche.

Pero para entender hasta donde llegaba el libertinaje reinante en la época, conviene mencionar un decreto del 24 de enero de 1458, que prohibía a los hombres la entrada en conventos disfrazados como mujeres para cometer multas inhonestates. Ya os podéis imaginar las intenciones de los enmascarados, que en el desenfreno del carnaval no se detenían ante nada.

Decadencia y desaparición

La festividad del Carnaval comenzó a perder fuelle con la decadencia de la ciudad y la pérdida de poder de sus ciudadanos. Hacia el siglo XVIII, la Serenísima República de Venecia no era más que una pálida sombra de lo que llegó a ser.

La república desapareció finalmente en 1797, conquistada por Napoléon Bonaparte. Su territorio fue repartido entre Francia y Austria, y la fiesta del Carnaval derogada. Aunque los sucesivos gobiernos la permitieron puntualmente, nunca tuvo la fuerza de antaño. Finalmente, la fiesta fue prohibida de forma definitiva en el siglo XX por el gobierno fascista de Mussolini.

La festividad permanecería semienterrada hasta 1979, época en que fue restablecido de nuevo de forma oficial, con la apertura de nuevas tiendas de máscaras.

Carnaval de Venecia - Disfraces de Carnaval

Desde entonces, cada año es mayor el número de turistas de todo el mundo que se acercan a Venecia en estas fechas. Esto provoca en muchos casos la huida masiva de los habitantes de la ciudad, que parten en busca de destinos más tranquilos.

El Carnaval ha recuperado parte de su esplendor, convirtiéndose en un enorme atractivo turístico para la ciudad, pero sin la libertad y desenfreno de antaño.

Via

Disfraza también a tu mascota

Aquí teneis dos originales ideas 🙂

La Crisis, Chirigota de Los Enteraos

Tomémoslo con humor 🙂